Un producto debe llegar al cliente en perfecto estado y sin dañarse, eso es algo lógico en el transporte de media milla, ¿verdad? Pues bien, está claro que cualquier empresa de transportes de mercancía que se precie entrega un paquete en buen estado o eso cree. Para ello, las empresas se aseguran de que el producto esté bien protegido y conciencian a los conductores de tener mucho cuidado, ya que cualquier mínimo error al volante puede hacer que este pedido se rompa o sufra algún daño, y esto puede repercutir en la valoración del cliente al producto e incluso a la marca.

¿Sabemos realmente si el producto no lo recibe el transportista ya dañado o durante el transcurso del viaje debido a un error de fabricación, puede deteriorarse y sufrir algún daño?

La realidad es que no, y nunca lo sabremos, por tanto, desde aquí, queremos concienciar a todas las empresas y trabajadores sobre lo importante que es realizar un reparto de media milla impoluto y sin que el producto sufra daños.

¿Cuándo concibe el cliente que un producto está dañado o ya no sirve?

No podemos pensar que un cliente solo considerará que un producto está roto o tiene daños solo cuando ve un pequeño roce, alguna pieza fuera de lugar, o cualquier otra anomalía, ya que muchos clientes consideran que un producto es inservible cuando le es imposible usarlo. Es decir, sumado a un producto roto, también tenemos que sumarle un producto que, debido al tiempo que lleva sin ser recibido, también deja de ser servible para el cliente ya que puede haber encontrado otro en la competencia, o algún producto sustitutivo, e incluso las formas, el cuidado e incluso la educación de un transportista de tu empresa de media milla hace que el cliente considere que no quiere ese producto.

Por tanto, y, aunque parezca algo ilógico, debemos de tener mucho cuidado con la formación del transportista, no solo al volante, sino también con sus formas al dirigirse al cliente; además de la puntualidad, ya que un transportista o la empresa de transportes de media milla que contrates, debe acordar con el cliente la hora de entrega y cumplirla a rajatabla.

El producto sin daños, clave en la percepción de marca

Para las empresas del transporte de media milla, la percepción que el cliente tenga del producto es clave. No solo para poder evaluar el nivel de tus trabajadores, e incluso para ver que aspectos mejorar, sino también para aumentar tu número de ventas y tu valor de mercado. Piénsalo, si tus clientes conciben tu empresa como una empresa que entrega productos en mal estado, o inservibles, tus clientes estarán descontentos, y no solo dejarán de comprar en un corto o largo plazo, sino que comentarán esa frustración o descontento con más amigos o en las redes sociales, y así mucha gente terminará haciéndose eco de que tu servicio no es muy recomendable. Por tanto, es muy recomendable tener cuidado a la hora de presentar un producto, ya que tu empresa de reparto de media milla puede verse muy perjudicada con solamente un envío que hagas erróneamente.

JMAD, queremos darte soluciones

Una vez que creo que se ha entendido lo importante que es el entregar un producto sin daños, desde JMAD queremos darte unas cuantas recomendaciones para poder mejorar en este apartado:

  • Organizar cursos de formación y evaluación de trabajadores, para poder mejorar y poder evaluar la calidad y nivel de los trabajadores que van a efectuar el reparto de media milla.
  • Inclusión de cámaras: De forma totalmente legal, y, bajo el consentimiento de trabajadores y clientes, intentar poner cámaras tanto en la empresa, como en las cajas e incluso en el propio vehículo de transporte, siempre con un único objetivo constructivo que busque mejorar el rendimiento de la empresa para futuras ocasiones.
  • Es muy importante, casi vital, conocer la opinión de los clientes y de los trabajadores al respecto. Por tanto, para el cliente debe de ser rápido y accesible un cuestionario de satisfacción al cliente, y para el trabajador debe haber una buena comunicación interna que permita conocer si el producto suele llegar en mal estado, o si el transporte no es el adecuado, o cualquier otro motivo que no permita realizar el transporte de media milla con eficacia.

Desde JMAD, esperamos que estos consejos hayan servido de ayuda, así como concienciar a las empresas de transporte de mercancías de la importancia de entregar un producto en buenas condiciones.

 

 

.