En muchas ocasiones, embalar productos frágiles puede llegar a ser una tarea dificultosa, teniendo en cuenta que debemos tener sumo cuidado para no dañar el objeto en cuestión. La seguridad del producto debe ser una de nuestras máximas prioridades, por este motivo, necesitamos conocer a la perfección las mejores técnicas para el embalaje. ¿Te gustaría dominar algunos trucos? A continuación, te damos varios consejos que te serán de gran utilidad. ¡Apúntalos!

Trucos para el embalaje de productos frágiles

A la hora de hacer una mudanza o de enviar algún paquete, debemos tener en cuenta el embalaje que necesitan y si son productos frágiles… ¡mucho más! Los artículos que cuentan con una mayor fragilidad pueden ser, por ejemplo, los de cristal, cerámica o los electrónicos, debido a los materiales que se han utilizado para fabricarlos. ¿Qué podemos hacer para garantizar su seguridad?

Cajas

Para los productos frágiles, lo ideal son cajas de cartón de gran resistencia. Una vez que introduzcamos el objeto, asegúrate que la caja se queda bien sellada, para que no se desmonte por ninguno de sus lados.

Separación

Es importante que nunca metas en el mismo embalaje objetos frágiles juntos. Es fundamental que los embales de manera independiente, así, evitaremos que se rompan o dañen porque choquen entre ellos.

Base

Al utilizar las cajas para el embalaje, no te olvides de asegurarte de que la base de la misma, donde irán los artículos, cuenta con una buena resistencia y amortiguación. ¿Cómo podemos conseguirlo? Pues utilizando papel de periódico u otro tipo de cartón como, por ejemplo, las cajas de huevos.

Ropa

Un truco que no suele fallar nunca es la utilización de ropa para darle a los objetos una mayor sujeción y aumentar la seguridad dentro del embalaje. Se trata de una buena opción si queremos proteger nuestros productos frágiles. Puedes perfectamente meter entre tu ropa este tipo de artículos sin preocuparte de los daños.

Buena fijación

Si vas a meter los artículos en cajas, es esencial que no dejes huecos libres para que los productos no puedan moverse dentro de ellas. Hay que conseguir la mayor fijación al respecto y entre las opciones que tenemos, podemos hacer uso de papel, poliestireno o espuma de poliuretano. El objetivo es rellenar la caja con materiales que combinen resistencia con ligereza.

Información

Si, además de todos estos trucos, queremos que todas las personas que toquen esa caja sepan que es frágil, la mejor manera es informarles y lo podemos hacer poniendo una pegatina identificativa. Eso sí, no olvides poner el cartel en un lugar perfectamente visible.

¿Necesitas embalar un producto frágil? Si es así, no tienes que preocuparte de nada, anotando todos estos consejos que te hemos dado, seguro que tus artículos llegarán intactos al lugar de destino.